Las otras vidas de los divorciados (Parte 2/2)

libro de la vidaDecíamos en la parte 1 del artículo que parece que ante una ruptura estaríamos condenados a permanecer “atados” al menos un tiempo al sufrimiento, si la solución de “distraer” no es válida.

Pero existe una solución alternativa que consiste en “traer”. De acuerdo, tenemos la página delante que nos gustaría pasar, una página en blanco que sabemos nos exige un tiempo, el tiempo necesario, al menos, para leerla, que es lo mismo que escribirla, y digamos que no estamos muy dispuestos a llegar hasta el final de una página donde sólo sabemos que la última palabra es “fin de esta historia”; el peor desenlace para esa  historia sentimental nuestra que un día comenzamos a escribir confiados en que fuera una historia interminable.

Entonces dejémoslo. Dejemos de escribir y leer nuestro libro sentimental. Dejemos apartado por un momento el libro, sin pasar la página por el momento y vayámonos a otro libro.

Aquí ya no nos exigimos a nosotros mismos olvidar, no sufrir y otras cosas que no podemos hacer, no intentamos distraernos, sabemos que no sirve. Curiosamente, cuando dejamos de exigirnos cosas imposibles a nosotros mismos, esas cosas comienzan también a ser más livianas y llevaderas. Démonos entonces el tiempo necesario para sufrir nuestro duelo antes de llegar a la palabra maldita que no podemos, de momento, aceptar.

He propuesto que abramos otro libro. Sí, tenemos muchos libros en nuestra vida, no sólo el libro de nuestra historia sentimental. A lo mejor es hora de abrir otros libros que teníamos olvidados. Cada uno tiene sus propios libros con un tema escrito en cada portada.

Se trata de ir a nuestra librería, la librería de nuestra propia vida emocional y escoger otro libro. Tomemos el libro de los amigos, por ejemplo. A ver qué hay escrito allí, a ver qué dice, o el libro de la familia, o  el de las aficiones, o el de la vida profesional…Leamos libros alternativos a éste que ahora no podemos leer, pero cuidado, que no se trata de colocar un libro cualquiera encima de ese que permanece con la última página sin leer y abierta.

El libro de nuestra vida sentimental es para la mayoría de nosotros un libro de enormes dimensiones, ocupa demasiado espacio en nuestra biblioteca como para poder ser tapado sin más con otro libro cualquiera. Pero leamos de todas formas otros libros, hemos hablado de “traer” otros libros, no de distraernos de ese libro esencial, porque en los otros libros nuestros, también existimos, y al escribir páginas de otros libros nos será más fácil, con el tiempo, sabremos mejor cómo pasar la última página sentimental y empezar otra.

Esto es el libro de la vida de los divorciados, una biblioteca llena de libros que vamos escribiendo nosotros mismos, el sitio único e intransferible de cada cual, repleto de libros diversos, en extensión, y en tamaño. El libro de la vida de los divorciados, y de los que no están divorciados, el libro de la vida de todos.

Hace mucho tiempo un chico de diecisiete años me dijo que le gustaría saber “qué hay escrito en el libro de la vida”, para saber qué  hacer de su vida. Entonces no entendí nada; hoy sé que ese libro de la vida está en realidad en blanco y es el de cada uno de nosotros, el libro que escribimos y leemos, a la vez.

Leer la parte 1 del artículo
Comparte este artículo en:
Esta entrada fue publicada en Artículos Blog y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>